konzapata.com

Coronavirus

Zenaida Amador (ALnavío).- Desde el 13 de marzo en Venezuela hay una medida nacional de aislamiento social, que implica una paralización general de actividades y restricciones de movilidad, medidas de control que están en manos de militares y de cuerpos especiales de seguridad del régimen de Nicolás Maduro. Aun así, el malestar social comienza a romper el cerco y a desbordarse en protestas a lo largo de todo el país. ¿Cuál es la respuesta de las autoridades? Amenazar al empresariado, asomar la posibilidad de una “normalidad vigilada” y querer medir el ánimo de la población.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- La escasez de alimentos puede agudizarse en los próximos meses en Venezuela. Ya de por sí el problema es grave, si se toma en cuenta el más reciente informe de la ONU de que 9,3 millones de venezolanos sufrieron hambre extrema en 2019. El Banco Mundial acaba de hacer público un análisis en el cual advierte que el coronavirus impondrá más restricciones a las exportaciones y al mismo tiempo “compras extraordinarias” que afectarán el comercio mundial de alimentos y harán más frágil la seguridad alimentaria.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Es un hecho hoy y parece un hecho a futuro. Ya se dice que el coronavirus está cambiando la geopolítica mundial. Pero antes de que la cambie, primero los conflictos, la competencia, y esto está pasando, y esta es la opinión de Rusia.

Por José Manuel Rotondaro (KonZ).- ¿Qué pasa en el mundo del petróleo? Se derrumban los precios. Están llenos los inventarios. Estalla la brbuja del fracking en Texas. La caída del petróleo arrastra otras materias primas. Hay una crisis mundial. Y baja la demanda de petróleo. La tendencia de un menor crecimiento en la demanda petrolera puede transformarse en una de reducción en términos absolutos, en un mercado con mayor cantidad de vendedores. Esto presagia una debilidad secular de los precios a largo plazo.

Juan Pablo Olalquiaga (Konz).- La historia venezolana de las dos últimas décadas no es constructiva, no cabe dentro de una narrativa de desarrollo y configura una foto de debilidad institucional y nacional. Como país, ha sido un tiempo esencialmente perdido, durante el cual la sociedad se ha estancado y una porción de ella se ha pervertido.

Por Santiago Olalquiaga (KonZ).- El Estado venezolano ha monopolizado la provisión de bienes y servicios fundamentales para la vida de los ciudadanos, y su administración corrupta e incompetente los ha empobrecido. Ahora, esta sociedad empobrecida debe encarar una crisis de salud global desde una posición infinitamente precaria. Esto debe hacernos reflexionar sobre la configuración del Estado: el Estado no debe monopolizar la provisión de bienes y servicios fundamentales, pues se corre el riesgo de una disfunción generalizada en la vida de las personas. Los servicios deben ser provistos a través de mercados, en los que el Estado se limite a un papel regulatorio.

Zenaida Amador (ALnavío).- El fenómeno, que por casi dos años arrasó el poder adquisitivo de los venezolanos y sumió a la población en una aguda crisis, comenzó a perder velocidad en la segunda mitad de 2019. Sin embargo, todo indica que vuelve con fuerza estimulado por los coletazos generales del coronavirus y las políticas del régimen de Nicolás Maduro que apuntan a la agudización de la debacle económica en Venezuela.

Por Juan Carlos Zapata (Konz).- Maduro y Delcy Rodríguez parece que tienen bajo control el coronavirus en toda Venezuela. Y si es así, por qué entonces el mismo Maduro le declara a Alfredo Serrano Mancilla que duda de este 2020 no habrá elecciones parlamentarias. El mundo que pintan Maduro y su vicepresidenta Ejecutivo es ideal. ¿Merecen un premio?

Pedro Benítez (ALnavío).- Acusaciones, amenazas, detenciones arbitrarias, el régimen chavista ha hecho de la pandemia del coronavirus otro capítulo de su guerra sin fin. Ahora le ha tocado el turno a uno de los cuatro gobernadores de oposición, Alfredo Díaz, del estado Nueva Esparta, a quien acusan de haber permitido la llegada del exterior del contagio a la Isla de Margarita cuando todas las evidencias indican que la responsabilidad es de los mandos militares nacionales que responden a Maduro.

Nelson Rivera (ALnavío).- La pandemia no tendrá final. No puede tenerlo: le han bastado días para penetrar en cada resquicio de la vida en común y, de modo vertiginoso, tomar el control de nuestros hogares. Nos hemos encerrado con el virus. Lo hemos instalado, con cama y sofá, en nuestros pensamientos y rutinas. Es nuestra sombra y el próximo paso. Una especie de nueva medida de las cosas. El metro, el metro y medio, los dos metros. La precaución ante los demás.

Por Caleb Zuleta (Konz).- Irán no aguantó más y el gobierno ha decretado que se movilice el transporte público y se active el comercio. La crisis económica pesa mucho. Y de prolongarse las restricciones, las consecuencias ¿cuáles serían? Porque no se sabe al fin y al cabo. En esta crisis todo es impredecible. Y está el hecho de Irán es uno de los países en los que el coronavirus ha atacado con mayor fuerza. La movilidad puede que haga que la infección se difunda más. ¿Y en Cuba? ¿Y en Venezuela?

Caleb Zuleta (ALnavío).- Ya no es ciencia ficción. Se ha entrado en un mundo del cambio de las cosas, de las conductas, de las actitudes. Que esté planteado la expedición de un carnet o pasaporte para aquellos que hayan sufrido el virus y puedan movilizarse con libertad, ya coloca en contexto muchas de las “cosas” que aparecerán como expresión del cambio, y con ellas, las conductas.

Por Juan Antonio Avellaneda (Konz).- El principal tabloide de Alemania, Bild, publicó este domingo que el gobierno alemán envió una factura detallada por 149 billones de euros a China por daños originados a su economía como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Esta noticia se une a voces mundiales que culpan al gigante asiático de la pandemia. ¿Qué puede pasar?

Por José Guerra (ALnavío).- Venezuela enfrenta una situación fiscal explosiva. Los precios del petróleo luego del acuerdo de la OPEP lejos de recuperase se han desplomado hasta alcanzar -la cesta venezolana- el 17 de abril el irrisorio nivel de13 dólares por barril, con el cual no se cubren los costos de producción, situados en promedio cerca de 27 por barril.

Por Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Ya es un hecho que 2020 será un año de recesión profunda en el mundo, y que 2021 puede ser de recuperación, aunque todo depende, como lo ha dicho el FMI, de cuánto más se extienda la crisis sanitaria del coronavirus y el consecuente gran bloqueo económico. ¿Y cómo le irá a América Latina y el Caribe?