konzapata.com

Crisis política

Zenaida Amador (ALnavío).- La economía venezolana inicia 2020 con el peso en el ala de las acciones populistas emprendidas por Nicolás Maduro en la antesala de un año electoral, una pesada carga a la que ahora se suma una mayor profundización de la inestabilidad política e institucional del país con el intento del chavismo de tomar el control de la Asamblea Nacional. Las proyecciones sobre inflación y la recesión podrían quedarse cortas dado este nuevo escenario.

Caleb Zuleta (KonZ).- Los bodegones son un lujo. Los bodegones son la alternativa de consumo. Los bodegones son una burbuja de consumo. Pero allí están. Y es una de las soluciones del régimen de Maduro y sus aliados para paliar la crisis de escasez de productos diversos y alimentos. Pero los bodegones son inalcanzables para la gran mayoría. Y así lo confirma la más reciente encuesta Datincorp.

Por Orlando Zamora.- Los efectos devastadores de la experiencia chavista en Venezuela generan y motivan la poderosa reacción de buena parte del mundo para ponerle fin a esta tragedia, alentando, de paso, el rol decisivo de las fuerzas democráticas internas, mayoritarias.

Por Orlando Zamora.- La acción política del día a día es impredecible. Aparecen los detonantes. Tienen su propia dinámica. Aún bajo el mayor desaliento de los desesperados por cambiar el rumbo del país, acontecen esos detonantes políticos.
  • 1

Por Ezio Serrano Páez.- Las relaciones de poder son asimétricas. Uno(s) manda(n) y otro(s) obedecen. Y esto es así desde que el mundo estaba en pañales. No viene a cuento discernir sobre lo justo o injusto de tal asimetría pues ya ha pasado demasiado tiempo desde que la sociología dejó claramente establecido que las relaciones políticas son, por definición,relaciones de poder, por ello son de naturaleza asimétrica, pese a los intentos de horizontalidad que procuran asociar el poder con la voluntad del demos o del “todos”.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El hecho político se llama el 10 de enero. La juramentación de Nicolás Maduro para un segundo periodo desató reacciones internas y externas. Desató nuevas fuerzas. Y propició que la oposición se reencontrara con una política y la política. Mientras tanto, el Gobierno sigue en lo mismo. Nicolás Maduro sigue en lo mismo. Los tres eventos ante el TSJ, ante la Fuerza Armada, y ante la ANC, lo confirman. Es la misma política. Es el discurso militar. Es lo que le queda a Maduro.