konzapata.com

Cuba

Zenaida Amador (KonZ).- El 16 de noviembre fue marcado por Juan Guaidó como el día de retomar las calles en la lucha por lograr un cambio político en Venezuela. Pero la convocatoria tropezó con el desánimo inicial de una población depauperada por la crisis y desmovilizada por la violenta represión aplicada por el régimen de Nicolás Maduro en su afán por sostenerse en el poder a cualquier precio. Sin embargo, todo indica que puede haber un nuevo ímpetu para estas movilizaciones tras las protestas que se registran en varios países de la región y, de manera fundamental, tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de Bolivia al quedar en evidencia el fraude electoral. El chavismo lo sabe y ya anuncia su contraofensiva para tomar el control de las calles y neutralizar a la oposición.

Daniel Gómez (ALnavío).- La Duma Estatal de Rusia quiere que la ONU y el mundo presionen a EEUU para que levante el bloqueo a Cuba. Dice que impacta en el día a día de la población, afectando a sectores como la energía, el transporte y la salud. Otro espaldarazo más de Moscú a La Habana, que en estos últimos meses han estrechado su relación.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ocurrió en La Habana. Donde se dieron cita los mayores exponentes de la izquierda latinoamericana para condenar el imperialismo y el neoliberalismo. En el acto de clausura, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, no se reservó palabras en defensa de Nicolás Maduro. Dijo que la OEA ni los Estados Unidos han podido con él.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- En el equipo de Juan Guaidó entienden que Alberto Fernández no es Cristina Fernández de Kirchner. Han estudiado el tema. Han seguido las declaraciones del excandidato y ahora presidente electo de Argentina. Entienden que no es Nicolás Maduro. No es Evo Morales. No es Miguel Díaz-Canel. No es Daniel Ortega. El equipo de Guaidó por ello traza una estrategia diferente para Alberto Fernández.

Pedro Benítez (ALnavío).- Los dos principales herederos del régimen chavista están contentos por las protestas en Chile y Ecuador. Tienen algo más que un respiro. Pero ellos saben que las cosas no han salido como las planearon. También están sorprendidos y temerosos del efecto contagio que no se detiene en regímenes de izquierda o de derecha. El segundo a bordo del régimen chavista, Diosdado Cabello, transmite euforia en sus intervenciones públicas. Desde su punto de vista no es para menos. La ola de protestas primero en Ecuador y luego en Chile lo tiene en regocijo. Nicolás Maduro por su parte está satisfecho pero es más prudente.

Caleb Zuleta (ALnavío).- Mario Vargas Llosa siempre tiene una opinión sobre Venezuela. Y no resiste la tentación de hablar sobre lo que él define como un caso triste, un caso trágico. El Premio Nobel mantiene una conexión sentimental con Venezuela. Y le preocupa Venezuela. Por estos días Mario Vargas Llosa no ha dejado de hablar de la crisis de Venezuela. Su nueva novela. Tiempos Recios, le ha servido la oportunidad.

Daniel Gómez (ALnavío).- Por suerte para América Latina, dice el escritor Mario Vargas Llosa, poca gente confía en el comunismo como modelo de desarrollo para América Latina. “Hoy sólo grupos muy insignificantes creen que Cuba, Corea del Norte y Venezuela ayudan a salir del subdesarrollo. Hay que ser ciegos y fanáticos”.

Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- Dos acontecimientos de la semana pasada, uno inesperado, siguen demostrando esta triste realidad. Que Venezuela, que alguna vez fue potencia energética mundial, referente en la OPEP y suplidor seguro, hoy ya no figura en el mapa energético mundial. Pero en ningún aspecto.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- A Maduro no termina de cuadrarle la geometría regional del poder. Fue a La Habana y en la cumbre contra el imperialismo y el neoliberalismo habló de un nuevo frente progresista encabezado por los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Argentina, el electo, Alberto Fernández. Pero estos marcan distancia. No les conviene estar cerca de Maduro. Menos coger línea del chavista.

Zenaida Amador (ALnavío).- En Latinoamérica avanza una coalición política donde juegan en paralelo las expresiones de la izquierda radical y los apaciguados discursos progresistas de los líderes que prefieren marcar una cauta distancia de regímenes como el de Nicolás Maduro. Sin embargo, todos están en la búsqueda de un reflotamiento que les permita aprovechar y potenciar los vientos de cambio que soplan en la región. La agenda de trabajo es ardua y el objetivo es volver a teñir de rojo el mapa regional.

Moisés Naím (ALnavío).- Las protestas callejeras son como los incendios forestales que han aumentado en frecuencia e intensidad. Los expertos alertan que estos enormes incendios van a continuar y tendremos que aprender a vivir en ecosistemas propensos a incendiarse.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Jorge Arreaza, el canciller de Maduro, afirma y pregunta. Lo que afirma es mentira. Y en las preguntas, la mentira también va primero. Lo hace en un artículo en el diario El País de Madrid, al que titula Venezuela: la agresión que no es noticia.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La mediación noruega se mueve para Washington. Y para Washington se mueve al menos uno de los miembros del equipo de Juan Guaidó que llevaba la negociación con Nicolás Maduro. Decimos llevaba porque aún no se reactiva. Noruega anda en fase exploratoria. Tanteando el terreno. Otra vez.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Julio Borges, el canciller de Juan Guaidó, reclama más presión contra Cuba, contra Rusia. Cuba porque le aporta a Maduro los instrumentos que lo ayudan a sostenerse en el poder. Rusia porque lo ayuda a evadir las sanciones. Borges dice, hay que seguir presionando a Cuba y Estados Unidos lo acaba de hacer, sancionando a Raúl Castro y a su familia. Borges ha celebrado esta victoria, un reclamo que él mismo hizo hace tres días en Nueva York.

Zenaida Amador (KonZ).- El rearme de una fracción de las FARC y la posibilidad de que sus líderes se encuentren en Venezuela detonaron una nueva oleada de tensiones entre Bogotá y Caracas. Mientras Nicolás Maduro utiliza la coyuntura para manejar su propio conflicto interno, el gobierno de Iván Duque espera escalar la situación a Washington a la espera de medidas contundentes.