konzapata.com

EEUU

Ysrrael Camero (ALnavío).- En momentos en que la opinión pública mundial se encuentra enfocada en la respuesta de los gobiernos a la pandemia global del coronavirus, William Barr, fiscal general de los Estados Unidos, anuncia la presentación de cargos criminales contra Nicolás Maduro y otros altos personajes del entorno de su régimen, llegando a ofrecer altas recompensas a quienes contribuyan a su aprehensión. ¿Cómo ha de ser leído este paso? ¿Qué consecuencias políticas reales tiene este anuncio en Venezuela? ¿Acerca un cambio político democratizador o contribuye a consolidar el autoritarismo? ¿Obedece esta decisión a factores internos de la política del gobierno de Trump?

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Cuando el Senado de los Estados Unidos apruebe hoy el paquete de estímulo fiscal de Donald Trump, estará dándole curso al plan más grande de la historia de esa gran potencia desde la Segunda Guerra Mundial, dice el exministro de Cordiplan y expresidente del Banco Central de Venezuela, Miguel Rodríguez. La guerra contra el coronavirus así lo reclama, señala.

Ysrrael Camero (ALnavío).- A pesar de lo que muchos dicen, las cifras no hablan por sí solas, dicen aquello que les preguntemos. Así ocurre con los números de la pandemia del coronavirus. Extendida por todos los continentes y afectando a todas las latitudes, en mayor o menor medida, presenta una muy alta tasa de contagio y baja de letalidad. El número que más crece es el de los recuperados, asomando el rostro certero de nuestra supervivencia como civilización, superaremos este trance, pero lo haremos transformados. No seremos los mismos.

Por José Manuel Rotondaro (KonZ).- Como era previsible, el Fondo Monetario Internacional ni siquiera entró a considerar la extraña solicitud de fondos que hiciera este 17 de marzo de 2020 el gobierno de Nicolás Maduro. Esto tampoco debe haber sorprendido al propio solicitante, por lo que conviene explorar cuál fue el propósito de la carta.

Por José Manuel Rotondaro (KonZ).- El premio por la reacción tardía, desordenada y con un enfoque autoritario ante el coronavirus sin duda se lo lleva Nicolás Maduro. El uso desproporcionado de la fuerza militar para hacer cumplir unas medidas draconianas, anunciadas en forma intempestiva y dejando a un gran número de personas varadas a lo largo del país, pareciera que responde al temor del régimen a la propia ciudadanía y no al virus.

Pedro Benítez (ALnavío).- Desde que se detectó en la ciudad china de Wuhan estaba claro que la epidemia de coronavirus tendría consecuencias económicas y políticas aunque no se podía prever la magnitud. Nunca es posible predecir con exactitud el curso de los acontecimientos humanos, pero sí se pueden identificar actitudes que suelen repetirse en la historia. Por ello se pueden predecir con seguridad dos cosas: el mundo no se va a acabar y la política no se va a parar.

Pedro Benítez (ALnavío).- Las circunstancias no le dan tregua a Nicolás Maduro. La guerra de precios del barril de petróleo entre Rusia y Arabia Saudita puede ser una amenaza más potente para su poder sobre Venezuela que las sanciones comerciales de la Casa Blanca. ¿Puede Maduro sobrevivir esta vez?

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- Como se ve, el precio de compra ofrecido por el fondo británico es mucho más bajo que ese nivel de 15% al que están hoy y que el mercado cree que es el precio de reestructuración. Pero ese es precisamente el trabajo de estos especuladores, los llamados “tiburones financieros”: Comprar barato y vender caro. Quien sea el que está detrás de esta operación, apuesta a una salida política pronta y como consecuencia, los papeles comprados al 10,5% y 6,5% valdrán como mínimo 15%.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- ¿Por qué cayeron los precios petroleros? En primer lugar, porque la expansión del coronavirus contrajo la demanda. Segundo, porque la OPEP liderada por Arabia Saudita no logró convencer a Rusia de un acuerdo de recorte de producción. Tercero, porque Rusia y Arabia Saudita se enfrascaron en una guerra petrolera, ya que los intereses de Moscú y Riad no coinciden: Rusia no pretende ceder más cuota de mercado a los productores de petróleo de esquisto de los Estados Unidos, y en el propósito de este plan, no le conviene un precio alto del crudo. Rusia dice que tiene fondos para resistir, 170.000 millones de dólares. Arabia Saudita en situación distinta prefiere una banda de precios más altos, o al menos conjurar las amenazas del mercado. ¿Pero qué pasó? ¿Y qué pasará en Venezuela?

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Maduro hizo mal todo el procedimiento en la solicitud de los 5.000 millones de dólares al FMI. El organismo le dijo no. El argumento principal fue la legitimidad de Maduro. Este lo sabía. De modo que ahora se considera que la iniciativa de Maduro es más para hacerse víctima y sacar partido mientras la crisis avanza. ¿Es posible esto?

Pedro Benítez (ALnavío).- Según dos agencias de noticias el Fondo Monetario Internacional (FMI) no habría tardado ni 12 horas en negar la solicitud de 5.000 millones de dólares que Nicolás Maduro le hizo. Una versión proveniente del propio chavismo indica que Maduro ya sabía cuál sería la respuesta pero su intención era política: presentarse ante los venezolanos y el mundo como una víctima a la que el imperialismo no le da tregua ni ante una pandemia. Agitar otra vez la bandera del enemigo externo en medio de la crisis mundial provocada por el coronavirus. No obstante, según varios economistas venezolanos, la realidad es que Maduro se ha quedado sin fichas ante la caída de los precios del petróleo.

Por Juan Pablo Olalquiaga (KonZ).- El coronavirus no toma a Venezuela por sorpresa, pero sí la encuentra en una situación de extrema fragilidad. El país no sólo tiene carencias de insumos médicos y servicios hospitalarios, sino que también escasean el agua y el jabón.

Daniel Gómez (ALnavío).- El embajador de Rusia en EEUU, Anatoly Antonov, se reunió este lunes con el hombre que firma las sanciones en Washington, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. El tema principal fue el desplome de los precios del petróleo, pero también hablaron de Venezuela. ¿Cuál fue el punto central de las conversaciones?

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Rusia quiere castigar a los Estados Unidos y Arabia Saudita castigar a Rusia. Vladímir Putin pretende con precios bajos del petróleo hacerle difícil la vida a las empresas que en Estados Unidos explotan el shale oil. Arabia Saudita pretende que Rusia no tome ventaja en cuotas de mercado, respondiendo al desafío de Putin de no sumarse a la propuesta de la OPEP del recorte de la producción para contrarrestar la contracción de la demanda como consecuencia de la epidemia mundial del coronavirus. La rabia ha ocasionado un desplome de los precios. ¿Hay piso?

Zenaida Amador (ALnavío).- Las sanciones internacionales son en verdad una piedra en el zapato para el régimen de Nicolás Maduro que, si bien ha buscado vías alternas para evadirlas, encuentra cada vez mayores dificultades para seguir adelante. La industria petrolera, aun en medio de su precariedad, sigue siendo la principal generadora de ingresos del país y hoy está cercada entre la deficiencia productiva, las dificultades para exportar y el desbordamiento de inventarios. Un cuadro complejo donde Maduro mueve piezas internas y alianzas internacionales.