konzapata.com

Elecciones libres

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro está avisado. El calvario va por dentro, le dicen desde el chavismo. Que es lo mismo que decir que las condiciones objetivas están dadas, están puestas sobre la mesa, para que en Venezuela explote la chispa. Maduro lo sabe. No está sordo. Por eso no aplica medidas que sorprendan al pueblo. Por eso la política económica de Maduro es inconexa. Parcial. Contradictoria. Por un lado intenta paliar la inflación y por el otro la alimenta. Porque Maduro sabe que cualquier movimiento en falso, cualquier paso equivocado, será mortal. Es que la situación en Venezuela es peor que la de Chile, que la de Ecuador, que la de Argentina.

Por Ezio Serrano Páez.- No existe ninguna garantía de salir ilesos de esta prueba histórica, de hecho la muerte nos ha estado visitando. Pero en la cultura política moderna no existe antídoto más poderoso para vencer a los violentos que las elecciones libres y transparentes. Si bien esto no garantiza la anulación de todo trauma, por lo menos focaliza la energía y la acción de los demócratas en una opción concreta con respaldo abrumador.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Nicolás Maduro ya no puede ser más poderoso de lo que es. Llegó al límite. Nicolás Maduro, hay que reconocerlo, tiene instinto, tiene olfato de poder, y se ha mantenido en el poder, y ha purgado a aliados, y ha sometido a las fuerza opositoras varias veces consecutivas. Maduro es consciente, sin embargo, de que ese poder no es estable, y cuando cree que estabiliza la nave, los vientos cambian, y otra vez y de nuevo, tiene que ejercitarse en otras maniobras. Este es el caso actual.
  • 1

Por Juan Antonio Avalleneda.- Es importante evaluar el comportamiento de los mercados financieros ante los acontecimientos políticos de las ultimas horas, principalmente el precio del petróleo y el precio de los bonos de la República de Venezuela y PDVSA.

Por Orlando Zamora.- Este es otro momento de juego inteligente por parte de las fuerzas democráticas del país. El escenario político, visto sobre la base del fracaso descomunal del socialismo populista, es, ahora, el más difícil para gobernar, pese a que el chavismo ya ha hecho un trabajo previo: instaurar un régimen blindado para estas y otras circunstancias.