konzapata.com

Fuerza Armada

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Ya Maduro tiene su épica. Como Hugo Chávez en 2002. Ya Maduro montó su relato. El de todo 2019. Un año que, palabras suyas, fue “tormentoso” y al mismo tiempo “poderoso” porque venció todas las agresiones. Las internas y externas. Las venidas desde Colombia como las orquestadas por el imperio y Donald Trump. Maduro vende una historia en la que coloca como protagonistas a la Fuerza Armada y al pueblo. Y la Fuerza Armada lo aplaude y le sigue jurando lealtad.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Viene la salutación de fin de año. Maduro va dirigirse en las próximas horas al mundo militar. Y desde hace varios días se analizan los datos del más reciente “estado político” que se levanta en los cuarteles con el fin de pulsar la opinión de los oficiales, en qué andan y qué piensan sobre la situación del país.

Caleb Zuleta (ALnavío).- Todo comenzó como una reacción. Pero se convirtió en un levantamiento masivo. El país entró en conflicto. Evo Morales y el Tribunal Supremo Electoral perdieron toda credibilidad. De allí en adelante, los acontecimientos se desencadenaron. Esta es una historia que bien vale recrear a casi un mes del fin de la Era de Evo Morales en Bolivia.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Evo Morales no se da por vencido. Todo lo que declara tiene un propósito. A ver cómo voltea la tortilla. A ver cómo crea las condiciones de su regreso al poder. Por eso desarrolla un plan. ¿Le dará resultado?

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La mediación noruega se mueve para Washington. Y para Washington se mueve al menos uno de los miembros del equipo de Juan Guaidó que llevaba la negociación con Nicolás Maduro. Decimos llevaba porque aún no se reactiva. Noruega anda en fase exploratoria. Tanteando el terreno. Otra vez.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Hacía falta que la fracción chavista regresara a la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó. Hacía falta verles la cara a los diputados rojos. Escucharlos respirar. Sentirlos de cerca. Seguirlos en los discursos. Tropezarse con ellos en los pasillos del Parlamento. Cruzar palabras en el hemiciclo. Mirarse a los ojos. Y lo que comenzó con un saludo parco, formal, Cómo está colega, ha dado pie a frases de mayor elaboración y contenido y también sentimiento. Todo esto indica que se están construyendo puentes. Aún no firmes. Pero al fin y al cabo, el proceso está en desarrollo. El escenario del Parlamento funciona. Ese es el escenario. Lo ha dicho Juan Guaidó. Lo ha dicho el segundo vicepresidente de la Cámara, Stalin González, que insiste en la obligatoria reinstitucionalización del país. Y lo dijo el primer vicepresidente, Edgar Zambrano, al salir de la prisión en la que lo tuvo secuestrado el régimen de Maduro por más de 100 días: Hay que hacer política de la grande.

Zenaida Amador (KonZ).- La realización de un censo poblacional es una actividad normal en cualquier país. De hecho, cada 10 años se realizan para llevar un mejor seguimiento de la realidad demográfica, realizar las tareas de planificación estratégica propias de todo Estado y dar paso a respuestas que satisfagan las necesidades básicas de la sociedad. Esa es la norma general, salvo en naciones como Venezuela.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Juan Guaidó los tiene locos. Tiene locos a Nicolás Maduro y al entorno de Maduro. No encuentran cómo liquidarlo. Ahora Maduro se inventa una investigación por traición a la patria por un supuesto plan de entrega del territorio Esequibo a Guyana. A Maduro lo tiene loco que se le viene encima un nuevo expediente en la ONU. Por ello reacciona. Como lo sabe hacer. Con la mentira. La historia verdadera es esta.

Zenaida Amador (KonZ).- Aquello que Hugo Chávez llamó la unión-cívico militar, materializada en posiciones públicas estratégicas y cuotas en las finanzas venezolanas, es hoy una pieza clave que le permite a Nicolás Maduro seguir en la Presidencia de la República de forma ilegítima. Porque si de algo se ha ocupado el chavismo a lo largo de estas dos décadas ejerciendo el poder en Venezuela es de crear poderosos nexos con el sector militar, que van más allá de lo político y de lo ideológico, al punto de convertir a la Fuerza Armada en un actor clave de la economía.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Esto es irreversible, dice un colaborador de Evo Morales que prefiere el anonimato. La situación en Bolivia es irreversible, señala, y Evo Morales no debería regresar porque lo van a atacar, será enjuiciado, será acorralado, no le darán respiro. Sin embargo, el expresidente, desde México, insiste en el retorno para contribuir a la pacificación del país.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Evo Morales insiste en la versión del golpe de Estado. Porque a la oposición siempre hay que marcarla como golpista. Es el libreto de Hugo Chávez y el chavismo. Evo Morales dice que el golpe de Estado está en desarrollo. Y la oposición lo que ha hecho es anunciar la creación de una Coordinadora Democrática con el fin de defender el resultado electoral y apurar una segunda vuelta. Evo Morales acusa a la oposición de vendepatria. No hay diferencia con el lenguaje con el que Hugo Chávez y el poder cubano y Nicolás Maduro descalificaban y siguen descalificando a la oposición en Venezuela.

Por Orlando Zamora (KonZ).- La urgente necesidad de un cambio que detenga la destrucción del país es bloqueada por una minoría que sólo empuña el poder que acumuló tras años de estrangulamiento de las reglas del funcionamiento democrático.

Pedro Benítez (ALnavío).- Los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) regresan a la Asamblea Nacional venezolana exactamente por las mismas razones que Nicolás Maduro envió a sus representantes a la mesa de negociación de Oslo/Barbados: obligados por las circunstancias. Acostumbrado al ejercicio arbitrario y sin contestación del poder absoluto sobre Venezuela, para el chavismo es difícil de tragar el verse obligado a sentarse en el Parlamento que preside Juan Guaidó.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Caracas es Casa Blanca. Pero de verdad. No es una película. En Caracas espían los servicios de Maduro, el Sebin y el DGCIM. Espían los cubanos. Lo hace la CIA. Lo hace el DAS de Colombia. Espían los rusos. Espían los chinos. Los chavistas militares y civiles se vigilan entre sí. Caracas es un territorio donde la información vale más que el oro, más que el petróleo, más que el coltán. Y se espía en cualquier territorio. Iván Márquez no está seguro en Venezuela. Su cabeza vale mucho.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro miente. Maduro miente a granel y en cantidad. Es una fórmula. Para confundir a los adversarios. Para confundir a los aliados. No sabemos si el gobierno chino se dejará confundir por este Nicolás Maduro que no para de mentir.