konzapata.com

Gobierno de Maduro

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hace unos días estos no era así. Hace unas semanas el Gobierno lo tenía todo calculado. Maduro se juramenta para un segundo periodo presidencial y si se van los embajadores pues que se vayan. Eso decían. Al fin y al cabo el costo de la factura de la comunidad internacional ya se estaba pagando. Nicolás Maduro y Diosdado Cabello y también Jorge y Delcy Rodríguez preveían era esto: más presión del Grupo de Lima, más presión de Europa, más presión de los Estados Unidos. Hasta allí. Lo que no calculaban es que, de pronto, un discurso, una línea política, un acuerdo, un llamado, y una ruta en tres fases –cese la usurpación, transición y elecciones libres-, iba a despertar a todo un pueblo. Pero no en los sectores de siempre. El llamado prendió. Y con ella la protesta nacional. Inclusive en los barrios pobres.

Por César Morillo.- La noche de este lunes resultó bastante larga en la desvencijada Caracas. Ayer Nicolás Maduro no durmió como un bebé. El oeste caraqueño, muy cerca del Palacio de Miraflores, fue sacudido por caóticas protestas en las barriadas populares. Esta vez no fue el este de clase media el que salió a protestar, sino el barrio.

Por Juan Carlos Zapata.- Solo faltan los militares. Porque la protesta popular ya comenzó. Los cacerolazos ya se escuchan. El rechazo a Maduro, al Gobierno, y a lo que representan; el rechazo al Grupo de los 7, se hace sentir. Solo falta la Fuerza Armada, y Juan Guaidó lo tiene claro. Solo faltan ellos, los militares, pues la Iglesia está del lado de los que quieren cambio, también la comunidad internacional, también la empresa privada, también los periodistas, también el chavismo disidente, también los partidos políticos, también los movimientos sociales, también la sociedad civil, también las familias de los militares.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Nicolás Maduro ya no puede ser más poderoso de lo que es. Llegó al límite. Nicolás Maduro, hay que reconocerlo, tiene instinto, tiene olfato de poder, y se ha mantenido en el poder, y ha purgado a aliados, y ha sometido a las fuerza opositoras varias veces consecutivas. Maduro es consciente, sin embargo, de que ese poder no es estable, y cuando cree que estabiliza la nave, los vientos cambian, y otra vez y de nuevo, tiene que ejercitarse en otras maniobras. Este es el caso actual.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- ¿Dónde le está ganando Juan Guaidó a Nicolás Maduro? ¿En cuál terreno? Lo subestiman en el Gobierno, pero ya no tanto. Porque Guaidó ha resultado toda una sorpresa. Guaidó ha logrado en días lo que era impensable hace un par de semanas. El recién electo presidente de la Asamblea Nacional se anota en su haber:

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Una fuente vinculada al Gobierno lo explica de esta manera. Juan Guaidó no es el dirigente que pueda derrotar a Maduro.

Por Juan Antonio Avellaneda.- Queda claro que los mercados financieros ven como una salida al default de deuda externa un cambio de gobierno. Ya no son los analistas de los bancos de inversión. Ya son los tenedores de bonos (algunos grandes fondos) que luego de los sucesos del 10 de enero (juramentación de Maduro por el Tribunal Supremo de Justicia) se apegan a la institucionalidad, reconociendo como único poder legítimo a la Asamblea Nacional.

Por Redacción @konzapata.- La duda la plantea Torino Capital. En el informe Torino Economics viene la explicación. El gobierno de Nicolás Maduro tendrá menos capacidad de pago. Y algo tiene que sacrificar en el servicio de la deuda. ¿Será el bono PDVSA 2020?

Por José Manuel Rotondaro.- Los periódicos anuncios económicos del gobierno de Nicolás Maduro generan cada vez menores expectativas, al menos de algo positivo. Quizás lo único favorable de la alocución del lunes pasado fue que, al anunciar el incremento del encaje marginal de la banca a 60%, Maduro dejó en claro que es el Gobierno el que decide las medidas en materia monetaria, con la directiva del BCV actuando como mera ejecutora de lo decidido en el Palacio de Miraflores.

Por Juan Antonio Avellaneda.- No es secreto que la producción petrolera de Venezuela está en caída libre. Solo en 2018 se estima que se dejaron de producir alrededor de 600.000 barriles diarios. Y esta cifra ubica la producción total de PDVSA entre 1.200.000 barriles diarios y 1.350.000, dependiendo de la fuente. Como consecuencia,Estados Unidos se ha convertido en el principal cliente de PDVSA. De hecho, un informe de la banca de inversiónBarclays de la semana pasada concluye que Venezuela es muy vulnerable a cualquier restricción o sanción petrolera que tome la Casa Blanca.

Por Orlando Zamora.- Los efectos devastadores de la experiencia chavista en Venezuela generan y motivan la poderosa reacción de buena parte del mundo para ponerle fin a esta tragedia, alentando, de paso, el rol decisivo de las fuerzas democráticas internas, mayoritarias.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El hecho político se llama el 10 de enero. La juramentación de Nicolás Maduro para un segundo periodo desató reacciones internas y externas. Desató nuevas fuerzas. Y propició que la oposición se reencontrara con una política y la política. Mientras tanto, el Gobierno sigue en lo mismo. Nicolás Maduro sigue en lo mismo. Los tres eventos ante el TSJ, ante la Fuerza Armada, y ante la ANC, lo confirman. Es la misma política. Es el discurso militar. Es lo que le queda a Maduro.

Por Orlando Zamora.- Los 3 últimos años han sido los peores que registra la memoria de los venezolanos. Al inicio de cada uno de ellos, Nicolás Maduro prometió un mundo mejor y el final de la crisis, la que justo él agravó, aplicando un modelo atrasado. Este lunes ofreció la misma receta. O sea, viene lo “más peor”.

Por Orlando Zamora.- Quien sólo contempló el teatro de la juramentación de Nicolás Maduro ante el TSJ podría concluir que se aferra y prolonga su dominio político sobre Venezuela. Pero mirando el bosque completo, los acontecimientos no lucen nada tranquilizadores para el régimen.

Por Redacción @konzapata.- Mientras Nicolás Maduro prometía un nuevo gobierno de prosperidad en el acto de juramentación para un segundo periodo, el banco de inversión Torino Capital enviaba su más reciente reporte en el que vaticina una economía casi imposible de manejar.