konzapata.com

Hambre

Pedro Benítez (ALnavío).- Los motines del hambre sacuden a la Venezuela profunda. Ese país azotado por la carestía y abandonado a su suerte por el régimen chavista. El detonante del malestar es la manera corrupta y arbitraria como los funcionarios civiles y militares chavistas venden la gasolina y las cajas de los alimentos sociales, Clap. Mientras tanto, desde el centro del poder en Caracas, Nicolás Maduro mira con indiferencia confiado en su control sobre la Fuerza Armada Nacional y apostando a una población resignada. Dispuesto a imponer una “normalidad relativa y vigilada”.

Zenaida Amador (ALnavío).- Desde el 13 de marzo en Venezuela hay una medida nacional de aislamiento social, que implica una paralización general de actividades y restricciones de movilidad, medidas de control que están en manos de militares y de cuerpos especiales de seguridad del régimen de Nicolás Maduro. Aun así, el malestar social comienza a romper el cerco y a desbordarse en protestas a lo largo de todo el país. ¿Cuál es la respuesta de las autoridades? Amenazar al empresariado, asomar la posibilidad de una “normalidad vigilada” y querer medir el ánimo de la población.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Lo asegura la ONU. Está escrito en el informe presentado por la Red Mundial contra la Crisis Alimentaria. Que en Venezuela más de 9 millones de personas sufrieron en 2919 inseguridad alimentaria grave o hambre extrema.

Por Orlando Zamora.- La hiperinflación después de más de un año y medio, sin posibilidad inmediata de desaparecer, modera el ritmo de su crecimiento por la acción combinada de medidas diversas y factores atribuibles a la propia dinámica hiperinflacionaria.

Por Orlando Zamora.- Los gobiernos si fracasan dejan abierta la suerte del poder a procesos eleccionarios libres. El gobierno de Nicolás Maduro ha apelado a manipulaciones económicas y políticas para mantenerse más allá, como si no bastaran los 20 años que el chavismo lleva dirigiendo mal al país.
  • 1

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- La escasez de alimentos puede agudizarse en los próximos meses en Venezuela. Ya de por sí el problema es grave, si se toma en cuenta el más reciente informe de la ONU de que 9,3 millones de venezolanos sufrieron hambre extrema en 2019. El Banco Mundial acaba de hacer público un análisis en el cual advierte que el coronavirus impondrá más restricciones a las exportaciones y al mismo tiempo “compras extraordinarias” que afectarán el comercio mundial de alimentos y harán más frágil la seguridad alimentaria.

Ezio Serrano Páez (KonZ).- La pandemia otorga legitimidad al uso de la fuerza para el control social. Esto ocurre porque el poder se enmascara legítimamente bajo la forma del bien común (la salubridad del país). No sólo el coronavirus; el poder también sufre una mutación, se convierte en poder de hecho, poder a secas.

Por Orlando Zamora.- Es un repetir cíclico de parches. Es un repetir de pañitos calientes. La revolución chavista no cambia ni cambiará. No se mete con el centralismo autoritario destructor. No admite la ruina financiera. Tampoco los caminos cerrados en el plano económico. El único argumento es el golpe planetario contra la gestión del Gobierno. La única salida del foso es cambiar el modelo económico. Pero el poder chavista mira para otro lado.