konzapata.com

John Bolton

Daniel Gómez (ALnavío).- La tibieza con Irán. El empeño en negociar con Corea del Norte. El innecesario acuerdo con los talibanes. Lo terrible que sería para Reino Unido un gobierno con los laboristas… El exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump John Bolton criticó toda la política exterior de su jefe menos lo que tiene que ver con Venezuela. Ahí ofreció una solución: El día que se vayan los cubanos de Venezuela el régimen Maduro “caerá antes de la medianoche”.

Daniel Gómez (ALnavío).- El presidente de EEUU considera que cada segundo que pasa Venezuela con Nicolás Maduro en el poder, es un segundo perdido para el país y para Latinoamérica. Por eso sus próximas acciones políticas se enfocarán en sacarlo del poder lo antes posible. Así lo asegura una de sus asesoras.

Ysrrael Camero (ALnavío).- En 2020 habrá un proceso electoral en Venezuela. Si estas elecciones son libres y nos conducen a la democracia, o se convierten en otra alcabala de nuestra dilatada autocratización, depende de que se pueda construir una negociación a la que hay que empujar a Nicolás Maduro con los incentivos correctos, la movilización masiva en la calle, la presión diplomática y una oferta que no pueda (ni quiera) rechazar.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Ni corto ni perezoso, el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, le toma la palabra a Donald Trump y usa uno de los argumentos de este para despedir a John Bolton. El dirigente chavista apela a ese argumento con el fin de puntualizar los riesgos de una intervención militar en Venezuela.

Pedro Benítez (ALnavío).- La destitución de John Bolton como consejero de Seguridad Nacional por parte de Donald Trump es una advertencia a la oposición venezolana sobre los riesgos de confiar su estrategia a la política exterior de Estados Unidos.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La revelación de Donald Trump de que en efecto su gobierno conversa con altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, cambia todo el formato de negociación que se lleva a cabo con la ayuda del gobierno de Noruega. O peor, puede implosionar la mesa de negociación y el mecanismo. Lo dice un diplomático que también es experto en este tipo de procesos. Lo que dijo Trump y confirma Nicolás Maduro, marca una nueva ruta.

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- A finales de julio cuando la Casa Blanca debía decidir la suerte de las compañías petroleras de los Estados Unidos con la extensión o no de la licencia especial que les permite evitar las sanciones y seguir operando en Venezuela, se evidenciaron, y así fue reseñado, dos visiones sobre cómo abordar el caso Venezuela. Una visión estaba encabezada por John Bolton y otra por Mike Pompeo.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Nicolás Maduro recurre a Rusia. Maduro quiere que Rusia siga apoyándolo en esta etapa en la que el gobierno de Donald Trump ha decidido escalar las sanciones, aumentar la presión, para echarlo del poder. Pero Vladímir Putin también tiene problemas. Putin sufre el reclamo de elecciones libres. La comunidad internacional también toma nota de lo que ocurre en Rusia.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- John Bolton tenía razón. John Bolton lo tenía medido. Bolton decía que Maduro no era serio en las negociaciones en las que mediaba el gobierno de Noruega. Nicolás Maduro quería ganar tiempo. Maduro seguía el guion de los cubanos de ganar tiempo. Y por ello Bolton exigió en aquella reunión de principios de agosto en Lima que ya estaba bien de diálogo y era tiempo de pasar a los hechos, y los hechos iban por retirarse del poder y despejar el camino para unas elecciones libres. No había otro camino.

Daniel Gómez (ALnavío).- El caos se instala en la Casa Blanca. Al contrario de lo que pensaban los analistas, sin John Bolton como asesor de Donald Trump la estrategia contra Nicolás Maduro es cada vez más contradictoria. Si el miércoles el presidente dijo que Bolton se pasó de la raya, el jueves reconoció que se estaba conteniendo.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Ahora Bolton es el malo de todo. Es el policía malo. Porque Bolton con Venezuela se pasó de la raya. Bolton cometió errores. Y Donald Trump no estaba de acuerdo con lo que estaba haciendo el asesor de Seguridad. Trump lo nombró en el cargo, y Trump lo botó aunque John Bolton diga que renunció por diferencias con el Presidente. Ahora se ve que son severas las diferencias sobre Venezuela, Irán y Corea del Norte.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nicolás Maduro pone todos los huevos en una sola canasta. Y esa canasta se llama Rusia. Maduro depende cada vez más del apoyo político que le brinda Rusia en la ONU, en el Consejo de Seguridad, en las declaraciones para contrarrestar la ofensiva de los Estados Unidos. Maduro quiere más de Rusia y se entrega a Rusia. No le basta con la presencia de Rosneft, soportando la producción petrolera. Maduro quiere que Rusia lo apoye en la explotación minera, en tecnología, en operaciones financieras, y lo siga asistiendo en cooperación militar. ¿Le conviene esta política a Maduro?

Por Zenaida Amador (KonZ).- En la comunidad internacional se había logrado consenso alrededor de la necesidad de avanzar en las conversaciones entre representantes de Nicolás Maduro y de Juan Guaidó con mediación de Noruega. Incluso Rusia y China se sumaron a esta causa, pero Estados Unidos marcó distancia debido al uso ventajista que el chavismo le ha dado a los procesos de diálogo de los últimos años sin ánimo alguno de pactar una solución a la crisis del país.

Por Orlando Zamora (KonZ).- La de Venezuela es la primera crisis político-económica de un nuevo tipo por el peso de los efectos colaterales sobre naciones vecinas y la participación abrumadora de países diversos procurando una solución. ¿Qué puede pasar en el corto plazo?

Zenaida Amador (ALnavío).- La cita de Lima de este martes, a la que asistieron representantes de 57 países, no tenía como meta emitir un comunicado final o un pronunciamiento en bloque sobre la situación de Venezuela. Buscaba ser una caja de resonancia ante los problemas que la nación implica para la comunidad internacional y un escenario para llamar a la urgente necesidad de acelerar soluciones a la crisis venezolana, y ese objetivo se cumplió. Sin embargo, en el ambiente queda la sensación de que la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela concluyó sin novedades y sin contundencia. ¿Por qué?