konzapata.com

Nicolás Maduro

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Pareciera que llegó la máxima presión. Aunque siempre puede haber más. La propuesta de Estados Unidos para un gobierno de transición en Venezuela sin Nicolás Maduro y Juan Guaidó y con el arbitrio de la Fuerza Armada, asomaba como un cambio de política, de búsqueda de acuerdo. Pero este miércoles, el gobierno de Donald Trump anunció una operación de la Armada en el Caribe para profundizar la lucha contra el narcotráfico. Los objetivos son los carteles de México y Venezuela. El objetivo político es el régimen de Maduro, que según la administración Trump, se beneficia de los ingresos por narcotráfico mientras hace sufrir al pueblo de Venezuela. La semana pasada, Estados Unidos acusó a Maduro y al grupo que lo respalda en el poder, de narcoterrorista, y puso precio a su cabeza.

Leopoldo Martínez Nucete (ALnavío).- Corea del Sur es un ejemplo a seguir en materia sanitaria. Estados Unidos aprobó un paquete de medidas económicas por dos billones de dólares. Acciones similares han sido adoptadas en Francia y España, así como en otros países. La respuesta en toda Latinoamérica se hace sentir bajo el método de ensayo y error, con muy limitados recursos financieros, sanitarios y profesionales. ¿Y Venezuela? ¿Será posible un acuerdo político que permita enfrentar la pandemia?

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- El análisis que hizo Hugo Chávez en el último discurso que ofreció ante la Asamblea Nacional se le aplica a Maduro. Y con más peso, ya que ahora la crisis social y económica del país es más profunda y desesperada. Chávez dijo que el país explotó en 1989 porque Venezuela estaba “descuadernada” y el país había “caído bien hondo”, lo que condujo al Caracazo de 1989 y a los golpes de Estado del 4-F, al 27-N de 1992 y luego al triunfo del “huracán revolucionario”.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Chávez amenazó una vez con arrasar el Este de Caracas. Su amenaza era porque en el Este de Caracas viven las clases medias y altas que siempre se le opusieron y se oponen al chavismo. Chávez fue el que dijo que se pone en marcha la operación Manuel Rosales va preso y Manuel Rosales tuvo que irse al exilio. Chávez fue el que habló de paredón para la jueza María Lourdes Afiuni. Chávez dejó que la gente gritara en un Aló Presidente, paredón para el general Raúl Baduel. Chávez condenaba. Chávez impuso el estilo. En eso lo siguen Nicolás Maduro y Diosdado Cabello.

Por Redacción (KonZ).- Lo plantea Financial Times en un editorial de este martes. Señala que el estado de Venezuela “merece una consideración especial”. Pero, en medio de la pandemia del coronavirus, Donald Trump en vez de bajar ha decidido aumentar la presión contra Maduro. Dice el diario de Londres que “la administración Trump ha optado por redoblar su estrategia de ‘presión máxima’ sobre el señor Maduro. Washington lo acusó el jueves pasado de ser narcotraficante, ofreciendo una recompensa de $15 millones por su captura”. A continuación, el editorial de Financial Times.

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- Rosneft anunció que abandonaría Venezuela. El aviso provocó reacciones inmediatas de analistas y expertos. Rosneft aclara que ciertamente se retira de Venezuela porque traspasa los intereses que mantiene en el país a otra empresa propiedad directa del gobierno ruso. ¿Qué hay detrás de esta maniobra?

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- “No se preocupen”, escribió el embajador de Rusia en Venezuela, Sergei Melik-Bagdasarov, al hacerse público el anuncio de que Rosneft salía de sus operaciones en la Faja del Orinoco. “Se trata de un traspaso de los activos de Rosneft al Gobierno de Rusia directamente”, complementó el embajador con el fin de calmar dentro y fuera del régimen de Maduro. “Seguimos juntos en adelante”, señaló en muestra clara del apoyo de Moscú a Nicolás Maduro. Pero, por más que explique lo que explique el diplomático, el mal ya está hecho. El que menos se beneficia es Maduro.

Pedro Benítez (ALnavío).- El gobierno del Partido Comunista chino pretende ahora presentarse como el salvador del planeta enviando material médico y especialistas a las zonas más afectadas por la pandemia que se originó en su territorio y que se descontroló por sus propias decisiones. En esta estrategia están secundados, y no por casualidad, por Cuba y Rusia. Otra argucia es presentarse como víctima de “Occidente”; en esta ya lo acompañan el Irán de los ayatolas y la Venezuela de Nicolás Maduro. Es una operación política a gran escala donde las dictaduras pretenden lavarse la cara y que se olviden sus culpas.

Daniel Gómez (ALnavío).- EEUU y Juan Guaidó ponen el foco en la Fuerza Armada. Los militares son la clave para que Nicolás Maduro abandone el poder y permita un gobierno de transición que libere a Venezuela. ¿Pero dejará solo el Alto Mando a Maduro? “No creo que esta estrategia funcione ahora si no ha funcionado antes”, dijo la experta noruega, Benedicte Bull. “Maduro no está tan solo en estos momentos”, recordó la analista española Anna Ayuso. “La reconciliación nacional requiere trabajo, esfuerzos, estrategias. Y no veo eso de momento”, agregó la investigadora venezolana de la Universidad de Oxford, Maryhen Jiménez.

Pedro Benítez (ALnavío).- Por medio de Mike Pompeo y Elliott Abrams, el gobierno de Estados Unidos ha asumido la propuesta de transición política que Juan Guaidó hizo pública en septiembre pasado y que luego dirigió a los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en una sesión de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela. No es una oferta que se le hace a Nicolás Maduro y a Diosdado Cabello. Se le hace a los gobernadores del PSUV, al Alto Mando Militar y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), es decir, a la coalición cívico-militar chavista que sostiene a Maduro. ¿Es una oferta que no pueden rechazar? ¿Qué alternativas y escenarios tiene el chavismo?

Daniel Gómez (ALnavío).- Por el Programa de Recompensas del Departamento de Justicia de Estados Unidos del que ahora forma parte Nicolás Maduro han pasado hombres como Bin Laden, cerebro del 11-S; ‘El Chapo’ Guzmán, el narco más famoso de México; y el dictador panameño Manuel Antonio Noriega. Este último es el caso más parecido al de Maduro. Y es también el caso que más rápido solucionó EEUU. El resto de estos delincuentes tardaron décadas en ser detenidos.

Daniel Gómez (ALnavío).- 15 millones de dólares ofrece el gobierno de EEUU por información para detener a Nicolás Maduro. Líder, según el fiscal general, William Barr, del Cartel de los Soles. Una organización narcoterrorista que, según las investigaciones del Departamento de Justicia, da cobijo y armas a 2.500 guerrilleros de las FARC, facilita el tráfico de 250 toneladas de cocaína anuales hacia EEUU y está liderado directamente por Maduro y altos funcionarios gubernamentales y militares. Incluso de esto presentaron pruebas.

Zenaida Amador (ALnavío).- Si bien Rusia ha sido un aliado estratégico del régimen de Nicolás Maduro, cada día se le hace más costoso seguir adelante con este apoyo. No se trata solamente del riesgo de que las sanciones de Estados Unidos impacten sus negocios, en un contexto global desalentador para el negocio energético, sino de que la Federación Rusa se está exponiendo a una pérdida milmillonaria en su apuesta por Venezuela. La salida de Rosneft no blinda al gobierno de Vladímir Putin en su arriesgada jugada de respaldo al chavismo.

Zenaida Amador (KonZ).- Las gestiones de Nicolás Maduro para lograr la flexibilización de las sanciones internacionales en su contra se ven truncadas con las acusaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra él y 14 allegados al régimen. El cerco no sólo se sostiene, sino que se recrudece, sin importar los argumentos humanitarios a los que apela Maduro a propósito del brote del Covid-19. Ni hablar de sus búsquedas de financiamiento.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- ¿Por qué cayeron los precios petroleros? En primer lugar, porque la expansión del coronavirus contrajo la demanda. Segundo, porque la OPEP liderada por Arabia Saudita no logró convencer a Rusia de un acuerdo de recorte de producción. Tercero, porque Rusia y Arabia Saudita se enfrascaron en una guerra petrolera, ya que los intereses de Moscú y Riad no coinciden: Rusia no pretende ceder más cuota de mercado a los productores de petróleo de esquisto de los Estados Unidos, y en el propósito de este plan, no le conviene un precio alto del crudo. Rusia dice que tiene fondos para resistir, 170.000 millones de dólares. Arabia Saudita en situación distinta prefiere una banda de precios más altos, o al menos conjurar las amenazas del mercado. ¿Pero qué pasó? ¿Y qué pasará en Venezuela?