konzapata.com

PDVSA

Zenaida Amador (KonZ).- Las gestiones de Nicolás Maduro para lograr la flexibilización de las sanciones internacionales en su contra se ven truncadas con las acusaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos contra él y 14 allegados al régimen. El cerco no sólo se sostiene, sino que se recrudece, sin importar los argumentos humanitarios a los que apela Maduro a propósito del brote del Covid-19. Ni hablar de sus búsquedas de financiamiento.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- ¿Por qué cayeron los precios petroleros? En primer lugar, porque la expansión del coronavirus contrajo la demanda. Segundo, porque la OPEP liderada por Arabia Saudita no logró convencer a Rusia de un acuerdo de recorte de producción. Tercero, porque Rusia y Arabia Saudita se enfrascaron en una guerra petrolera, ya que los intereses de Moscú y Riad no coinciden: Rusia no pretende ceder más cuota de mercado a los productores de petróleo de esquisto de los Estados Unidos, y en el propósito de este plan, no le conviene un precio alto del crudo. Rusia dice que tiene fondos para resistir, 170.000 millones de dólares. Arabia Saudita en situación distinta prefiere una banda de precios más altos, o al menos conjurar las amenazas del mercado. ¿Pero qué pasó? ¿Y qué pasará en Venezuela?

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Lo adelantamos el 23 de enero. Maduro se gastó en diciembre la plata que le quedaba. Dijimos lo que fuentes militares comentaban: que las finanzas se agotaron con el esfuerzo del último trimestre de 2019 del régimen para dar la impresión de que había Navidad, había retoño en la economía y había consumo. Ahora Maduro va al FMI. Tiene una excusa. Pero el problema es peor.

Pedro Benítez (ALnavío).- Las circunstancias no le dan tregua a Nicolás Maduro. La guerra de precios del barril de petróleo entre Rusia y Arabia Saudita puede ser una amenaza más potente para su poder sobre Venezuela que las sanciones comerciales de la Casa Blanca. ¿Puede Maduro sobrevivir esta vez?

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- El problema es el fracaso. El problema es el miedo. ¿Dónde están los autores materiales e intelectuales del incendio de los galpones del CNE? El autor intelectual es alguien que tiene miedo a contarse con reglas de juego claras y sin ventajismo. Por eso queman las máquinas. ¿Y por qué el miedo? Por el fracaso. Lo de PDVSA tiene esa dosis. De fracaso y miedo. En PDVSA no fracasaron el general Manuel Quevedo y su equipo. Fracasaron también Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez, y Tareck El Aissami que son los que vienen manejando la empresa. Quevedo no pudo con la producción petrolera. Pero no fue Quevedo. Fueron todos ellos los que no pudieron. ¿Y ahora? La persecución otra vez.

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- Como se ve, el precio de compra ofrecido por el fondo británico es mucho más bajo que ese nivel de 15% al que están hoy y que el mercado cree que es el precio de reestructuración. Pero ese es precisamente el trabajo de estos especuladores, los llamados “tiburones financieros”: Comprar barato y vender caro. Quien sea el que está detrás de esta operación, apuesta a una salida política pronta y como consecuencia, los papeles comprados al 10,5% y 6,5% valdrán como mínimo 15%.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- En febrero las refinerías de Venezuela estuvieron completamente paradas. “Todas están paradas”, señala Juan Szabo, responsable del área petrolera del Plan País de Juan Guaidó. La gasolina que se consume en el país es importada. También el diesel. La industria petrolera está en el suelo. Y así lo reconoce el régimen de Nicolás Maduro que ha designado una comisión para enfrentar un proceso de reestructuración de PDVSA.

Zenaida Amador (ALnavío).- Las sanciones internacionales son en verdad una piedra en el zapato para el régimen de Nicolás Maduro que, si bien ha buscado vías alternas para evadirlas, encuentra cada vez mayores dificultades para seguir adelante. La industria petrolera, aun en medio de su precariedad, sigue siendo la principal generadora de ingresos del país y hoy está cercada entre la deficiencia productiva, las dificultades para exportar y el desbordamiento de inventarios. Un cuadro complejo donde Maduro mueve piezas internas y alianzas internacionales.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Maduro se enfrenta a un escenario impredecible. ¿Y cómo lo hace? Echa mano de lo único que dispone. La fuerza pública. Pero las debilidades lo superan. Y Venezuela corre los riegos. Maduro también oculta y manipula las cifras y pretende sacar ventaja política de la crisis.

Zenaida Amador (KonZ).- Venezuela pasó de tener dos casos de pacientes con coronavirus confirmados a reportar 17 en tan sólo tres días. La velocidad a la que crecen estos números, más la precaria situación en la que se encuentra el sistema de salud del país, han llevado al régimen venezolano a adoptar con contundencia y celeridad medidas como la cuarentena masiva. “O vamos a la cuarentena o la pandemia nos acaba”, aseguró Nicolás Maduro quien para salir de la crisis apela a todo, desde el apoyo privado hasta el “milagro” cubano.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Rusia quiere castigar a los Estados Unidos y Arabia Saudita castigar a Rusia. Vladímir Putin pretende con precios bajos del petróleo hacerle difícil la vida a las empresas que en Estados Unidos explotan el shale oil. Arabia Saudita pretende que Rusia no tome ventaja en cuotas de mercado, respondiendo al desafío de Putin de no sumarse a la propuesta de la OPEP del recorte de la producción para contrarrestar la contracción de la demanda como consecuencia de la epidemia mundial del coronavirus. La rabia ha ocasionado un desplome de los precios. ¿Hay piso?

Nick Butler.- “Las sanciones estadounidenses y el coronavirus parecen conducir probablemente a una caída en los ingresos petroleros, la cual le costará al presidente Nicolás Maduro resistir”. Este es un artículo del Financial Times, publicado este lunes 9 de marzo y traducido por un colaborador de KonZapata. El autor preside el Instituto de Política en el King’s College de Londres.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Al exministro Miguel Rodríguez no es que le parezca mal la propuesta petrolera del Plan País de Juan Guaidó y su equipo. Un programa que llevaría a Venezuela a producir 3.000.000 de barriles diarios en 8 años, una vez se produzca el cambio de régimen. A Miguel Rodríguez lo que le inquieta es la oportunidad perdida. Los años perdidos. El tiempo perdido. Todo comenzó con la conspiración contra Carlos Andrés Pérez. Todo comenzó con el golpe de Hugo Chávez en 1992. Todo comenzó con una confabulación que defenestró a Pérez del poder en 1993 con lo cual el programa de ajuste económico quedó a medio camino. Miguel Rodríguez era el jefe del equipo económico.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ahora se ven los documentos. Y ahora se ven los detalles en los que Hugo Chávez ni Rafael Ramírez repararon y que al no hacerlo condujeron a la crisis de PDVSA, al colapso de la industria petrolera. Ignoraron las alertas de algunos expertos porque la política era otra. El modelo era otro.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Aquí no hay extravagancias. Aquí no hay recetas fuera de tono. El Plan País es una ruta práctica. Con tiempos y medidas. Y prioridades. Lo han medido bien los expertos que se han involucrado en el diseño del programa de reconstrucción de Venezuela. Porque el problema es tan complejo que amerita una operación realista y al mismo tiempo que involucre a actores internacionales, inclusive a China. Es que, dice el economista y diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, la solución para Venezuela no es local. Es internacional.