konzapata.com

Rafael Ramírez

Pedro Benítez (ALnavío).- Rafael Ramírez, Eulogio Del Pino, Nelson Martínez, Asdrúbal Chávez y Manuel Quevedo, ministro tras ministro de Petróleo, presidente tras presidente de PDVSA, todos y cada uno no solamente fueron promesas y fracasos en el intento de levantar industria petrolera venezolana. Además, cada gestión fue un desastre todavía mayor que el anterior. Unos con más responsabilidad que otros. En esta ocasión Tareck El Aisami y sus aliados (o socios) rusos e iraníes hacen un nuevo intento.

Zenaida Amador (ALnavío).- La parálisis general de actividades impuesta en Venezuela desde hace más de 50 días por el brote del coronavirus ha ayudado parcialmente a encubrir la aguda escasez de gasolina que sufre el país. Con el paso de los días se hace más evidente la incapacidad de las autoridades para resolver el problema. Es por ello que, en paralelo, crecen las maromas y las redes de negocios tejidas a la sombra de las sanciones internacionales, con las que el régimen de Nicolás Maduro intenta mantener un hilo mínimo de combustible para garantizar algunas actividades básicas.

Guillermo Ortega (ALnavío).- Desde finales de 2018 el gobierno de Nicolás Maduro inició un viraje en su política económica: eliminó el control y permitió cierta flexibilidad en la determinación de la tasa de cambio, introdujo un esquema de restricción monetaria, abandonó la política de control de precios y en materia petrolera le dio gran libertad a sus socios para que determinaran el rumbo del negocio, relajando la camisa de fuerza desde los tiempos de Rafael Ramírez, expresidente de Petróleos de Venezuela. Algunos pensaban que se trataba de un cambio a una especie de socialismo chino, en el cual el gobierno mantenía un control político rígido, mientras permitía que el mercado se encargase de los asuntos económicos. Era el momento de los optimistas anónimos.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro todavía no entra en pánico. Con todos los factores en contra de la crisis, y sin embargo, hace una jugada que se entiende como todo un desafío a los Estados Unidos. Designar a Tareck El Aissami ministro de Petróleo.

Por Juan Carlos Zapata (Konz).- “El país está en una situación de pre-conflicto”. ¿Qué determina este escenario? La crisis y la desestabilización política del último año pero agravada hoy por la escasez de gasolina y gas, el coronavirus y el derrumbe de los precios del petróleo, la falta de comida y la falta de plata para comprar.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Pareciera que llegó la máxima presión. Aunque siempre puede haber más. La propuesta de Estados Unidos para un gobierno de transición en Venezuela sin Nicolás Maduro y Juan Guaidó y con el arbitrio de la Fuerza Armada, asomaba como un cambio de política, de búsqueda de acuerdo. Pero este miércoles, el gobierno de Donald Trump anunció una operación de la Armada en el Caribe para profundizar la lucha contra el narcotráfico. Los objetivos son los carteles de México y Venezuela. El objetivo político es el régimen de Maduro, que según la administración Trump, se beneficia de los ingresos por narcotráfico mientras hace sufrir al pueblo de Venezuela. La semana pasada, Estados Unidos acusó a Maduro y al grupo que lo respalda en el poder, de narcoterrorista, y puso precio a su cabeza.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Maduro se enfrenta a un escenario impredecible. ¿Y cómo lo hace? Echa mano de lo único que dispone. La fuerza pública. Pero las debilidades lo superan. Y Venezuela corre los riegos. Maduro también oculta y manipula las cifras y pretende sacar ventaja política de la crisis.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- El problema es el fracaso. El problema es el miedo. ¿Dónde están los autores materiales e intelectuales del incendio de los galpones del CNE? El autor intelectual es alguien que tiene miedo a contarse con reglas de juego claras y sin ventajismo. Por eso queman las máquinas. ¿Y por qué el miedo? Por el fracaso. Lo de PDVSA tiene esa dosis. De fracaso y miedo. En PDVSA no fracasaron el general Manuel Quevedo y su equipo. Fracasaron también Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez, y Tareck El Aissami que son los que vienen manejando la empresa. Quevedo no pudo con la producción petrolera. Pero no fue Quevedo. Fueron todos ellos los que no pudieron. ¿Y ahora? La persecución otra vez.

Por Orlando Zamora (KonZ).- La idea básica era internacionalizar el socialismo venezolano del Siglo XXI, delirios hegemónicos y expansivos de Hugo Chávez, al área inmediata del Caribe y consolidar posiciones geopolíticas en Sur y Centroamérica, empleando para ello la fenomenal renta petrolera.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La fuente dice. El resumen global es que el proyecto petrolero de Nicolás Maduro es una forma de deshacer todo lo que se hizo en los años de chavismo para volver a la PDVSA de 1998, la de la apertura de Luis Giusti y Rafael Caldera, y toda la democracia.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- El general Manuel Quevedo pasará a la historia como el hombre que enterró a PDVSA. Y lo hizo en tiempo récord. Petróleos de Venezuela ya estaba en crisis cuando Quevedo asumió la presidencia. Pero de él contará la historia que asumió la presidencia de la compañía cuando la producción estaba en 1,5 millones de barriles diarios, ¿y a cuánto la llevó? ¿En qué se transformó PDVSA?

Por Caleb Zuleta (Konz).- No es que Venezuela esté produciendo alrededor de 660.000 barriles diarios, según el más reciente de la Organización de Países Productores de Petróleo, OPEP. El hecho más grave es el pobre aporte que hace PDVSA a aquel volumen.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- “No se preocupen”, escribió el embajador de Rusia en Venezuela, Sergei Melik-Bagdasarov, al hacerse público el anuncio de que Rosneft salía de sus operaciones en la Faja del Orinoco. “Se trata de un traspaso de los activos de Rosneft al Gobierno de Rusia directamente”, complementó el embajador con el fin de calmar dentro y fuera del régimen de Maduro. “Seguimos juntos en adelante”, señaló en muestra clara del apoyo de Moscú a Nicolás Maduro. Pero, por más que explique lo que explique el diplomático, el mal ya está hecho. El que menos se beneficia es Maduro.

Pedro Benítez (ALnavío).- Las circunstancias no le dan tregua a Nicolás Maduro. La guerra de precios del barril de petróleo entre Rusia y Arabia Saudita puede ser una amenaza más potente para su poder sobre Venezuela que las sanciones comerciales de la Casa Blanca. ¿Puede Maduro sobrevivir esta vez?

Pedro Benítez (ALnavío).- A siete años del anuncio del fallecimiento de Hugo Chávez la gran pregunta es cómo ha sido posible que Nicolás Maduro no haya caído del poder. La respuesta probablemente sea muy sencilla: se le ha subestimado. A él en lo personal y a las fuerzas que lo han sostenido.