konzapata.com

Remesas

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nadie está contento en Venezuela. Nadie puede estarlo. Ni el padre de familia. Ni el joven universitario. Ni la madre. Ni el trabajador. Ni el empleado público. Ni el rico ni el pobre. Ni el político de oposición. Ni el político chavista. Ni siquiera el político más madurista. Ni el militar. Nadie está contento. Ni Maduro. Ni Guaidó.

Leopoldo Martínez Nucete (ALnavío).- El Covid-19 ha arrebatado muchas vidas, sus implicaciones económicas y sociales son devastadoras y está profundizando las inequidades de nuestra sociedad. Llegados a este punto, veamos los efectos y consecuencias de la pandemia en los Estados Unidos, donde la pérdida de empleos se ha disparado hasta llegar a la asombrosa cantidad de 30 millones de personas reclamando seguro de paro forzoso. ¿Y los latinos?

José Manuel Rotondaro (KonZ).- Desde hace tiempo, el régimen de Maduro ha estado intentando sin mucho éxito ponerle la mano a las divisas que ingresan al país en forma de remesas. Debido al control de cambios y la ausencia de estadísticas fiables dado lo reciente de la migración masiva venezolana, no hay cifras creíbles del monto de esas remesas. El Banco Mundial estimó que en 2018 alcanzaron 289 millones de dólares, monto irrelevante en el contexto mundial e incluso en comparación con el PIB nacional. Pero el crecimiento relativo es significativamente más alto que en el resto del mundo, sin considerar los montos que escapan a las estimaciones.
  • 1

Juan Domínguez (ALnavío).- La llegada del coronavirus ha confinado a millones de personas en sus casas. La limitación de nuestra movilidad ha hecho que cambiemos los hábitos de consumo. Muchos de los productos y servicios que anteriormente consumíamos de forma presencial, ahora los adquirimos online. Tanto es así que el E-commerce ha crecido más de un 50% en algunos sectores. ¿Y qué pasa con las remesas? ¿A quién acudir?

Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- Según el Fondo Monetario Internacional, FMI, la economía de Venezuela decrecerá un 35% en 2020. De cumplirse este pronóstico, pasaría a ser la mayor contracción económica experimentada por un país en un periodo de siete años. La lógica de las ciencias políticas y económicas dice que tal destrucción tuvo que haber producido cambios políticos, pero Nicolás Maduro y su gobierno siguen allí sobreviviendo desde 2013 y, para muchos analistas políticos, con pocas posibilidades de que salga en 2020.