konzapata.com

Tareck El Aissami

Por Zenaida Amador (KonZ).- Por las redes sociales el oficialismo venezolano puso a circular la imagen de un grupo de jóvenes izando una bandera de Irán en las inmediaciones del llamado Cuartel de la Montaña, ubicado en Caracas, donde permanecen los restos de Hugo Chávez. El gesto, exaltado por la maquinaria propagandística de las autoridades, celebraba el arribo al país este fin de semana del primero de cinco buques con gasolina iraní con la que el régimen de Nicolás Maduro promete paliar la aguda escasez de combustibles que azota a los venezolanos, aunque en verdad está midiendo fuerzas en sus jugadas políticas para apuntalarse en el poder.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nadie está contento en Venezuela. Nadie puede estarlo. Ni el padre de familia. Ni el joven universitario. Ni la madre. Ni el trabajador. Ni el empleado público. Ni el rico ni el pobre. Ni el político de oposición. Ni el político chavista. Ni siquiera el político más madurista. Ni el militar. Nadie está contento. Ni Maduro. Ni Guaidó.

Por Zenaida Amador (Konz).- A inicios de mayo Nicolás Maduro aseguró que pronto viajaría a China “a darle un abrazo a nuestro hermano Xi Jinping” y solo se limitó a decir que con esa visita buscaría fortalecer los lazos entre ambas naciones. Si bien el comentario lució extemporáneo, dada la pandemia mundial del Covid-19, era una muestra clara de la necesidad de Maduro de apuntalar las alianzas estratégicas que mantienen su régimen en pie y que han puesto a sus altos funcionarios a abrazar acuerdos de diversa índole.

Zenaida Amador (ALnavío).- Ante el próximo vencimiento de la vigencia del decreto de estado de alarma, que mantiene a Venezuela en parálisis general desde el 13 de marzo como medida para contener la expansión del Covid-19, se espera que las autoridades anuncien una flexibilización de la cuarentena. Sin embargo, hay una serie de factores, más allá de la enfermedad, que parecen estar pesando en esta decisión.

José Antonio Bautista (ALnavío).- Estos procesos son lentos. Destruir una corporación energética del calibre que tenía Petróleos de Venezuela, PDVSA, en 1998, no era cosa de hacer de la noche a la mañana, menos con un barril de petróleo vendiéndose en montos superiores a los 100 dólares, una herencia de producción de más de 3,6 millones de barriles diarios y una calificación financiera triple A que permitía un inmensurable endeudamiento.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La fuente dice. El resumen global es que el proyecto petrolero de Nicolás Maduro es una forma de deshacer todo lo que se hizo en los años de chavismo para volver a la PDVSA de 1998, la de la apertura de Luis Giusti y Rafael Caldera, y toda la democracia.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro todavía no entra en pánico. Con todos los factores en contra de la crisis, y sin embargo, hace una jugada que se entiende como todo un desafío a los Estados Unidos. Designar a Tareck El Aissami ministro de Petróleo.

Pedro Benítez (ALnavío).- Las circunstancias no le dan tregua a Nicolás Maduro. La guerra de precios del barril de petróleo entre Rusia y Arabia Saudita puede ser una amenaza más potente para su poder sobre Venezuela que las sanciones comerciales de la Casa Blanca. ¿Puede Maduro sobrevivir esta vez?

Pedro Benítez (ALnavío).- El madurismo insiste en sus maniobras de distracción. Umberto Eco señalaba que ante la opinión pública se puede tapar una crisis con otra crisis, un escándalo con otro escándalo. El chavismo ha sido experto en este tipo de estratagemas. La falsa invasión armada de la semana pasada le ha dado la oportunidad distraer la atención del principal problema que paraliza a Venezuela y que Nicolás Maduro se ha mostrado incapaz de resolver: la crisis de la gasolina.

Por Zenaida Amador (KonZ).- Sin asomo de soluciones a los problemas de fondo que acentúan la paralización real de la economía venezolana y sin medidas compensatorias para el sector empresarial, Nicolás Maduro jugó sus fichas en favor de garantizarse el control social del país y prolongó por otros 30 días más la cuarentena, que implica el cese general de actividades y el bloqueo de vuelos nacionales e internacionales ya vigentes desde mediados de marzo.

Zenaida Amador (ALnavío).- La parálisis general de actividades impuesta en Venezuela desde hace más de 50 días por el brote del coronavirus ha ayudado parcialmente a encubrir la aguda escasez de gasolina que sufre el país. Con el paso de los días se hace más evidente la incapacidad de las autoridades para resolver el problema. Es por ello que, en paralelo, crecen las maromas y las redes de negocios tejidas a la sombra de las sanciones internacionales, con las que el régimen de Nicolás Maduro intenta mantener un hilo mínimo de combustible para garantizar algunas actividades básicas.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nada es estable. Nada puede ser estable en el régimen de Maduro. No ha pasado un acontecimiento cuando ocurre otro. Lo que no pasa es el despeñadero. Es lo único que no es estable. Porque cambia de dirección. Y movimiento. Y velocidad. Hay un aspecto que sin embargo es constante. Y es la solución a la crisis. ¿Las elecciones presidenciales? ¿Siguen vigentes? Les cuento una experiencia muy cercana de unos empresarios con algunos jerarcas del régimen.

Zenaida Amador (ALnavío).- En su urgencia por sostenerse en el poder a cualquier precio Nicolás Maduro lleva meses alejándose de la línea ideológica del chavismo. Esa también es sacrificable. Sin recursos y con un modelo económico fracasado, le ha coqueteado a cualquier opción, incluyendo desandar el camino estatista de la industria petrolera. La PDVSA roja rojita de Chávez parece que pasará a la historia como el registro de un desatino.

Juan Carlos Zapata (Konz).- Alta presión. Se siente en Caracas. En lo interno presiona Guaidó. Más allá los distintos voceros de los Estados Unidos. Hay como una estrategia envolvente que va desde la acusación contra Maduro de narcoterrorismo, el anuncio de la operación militar en el Caribe, el plan del gobierno del Consejo de Estado y gobierno de transición, el apoyo de la comunidad internacional al plan, y medidas contra factores de poder, contra los aliados de Nicolás Maduro.