konzapata.com

Venezolanos

Katherin Duque (GoyGentile/ALnavío).- Desde 2015 tanto España como Portugal abrieron sus puertas a los descendientes de judíos sefardíes con el fin de obtener a nacionalización. En España la Ley ya terminó el primero de octubre de 2019, por lo que ya no es posible iniciar el trámite ni obtener la nacionalidad por esta vía. En Portugal, sin embargo, aun sigue vigente la Ley y tiene un proceso más sencillo y con menos restricciones que el de España. Pero algo nuevo pasa. Algo cambia.

Daniel Gómez (ALnavío).-Desde las asociaciones de enfermeros y médicos venezolanos trasmiten al diario ALnavío optimismo. Recuerdan que se han hecho avances con los ministerios de Sanidad, Migraciones y Universidades. Pero también admiten que las trabas burocráticas continúan para legalizar su situación laboral. Una encuesta interna de la Asociación de Médicos Venezolanos en España reveló que apenas 30 profesionales han sido contratados para luchar contra el covid.

Carlos Moreno (KonZ).- Carlos Alfonso Negret, titular de la Defensoría del Pueblo de Colombia, califica de un “acto agresivo diplomático” las posturas de Ecuador y Perú de asfixiar a los venezolanos en sus fronteras. Llegó a comparar a ambos gobiernos con el de Maduro por evitar la “libre movilidad” de las personas.

Por José Manuel Rotondaro.- En lo que lució como un discurso de despedida, Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea, brazo ejecutivo de la Unión Europea, presentó un conjunto de informes sobre la prevención del lavado de dinero en esa jurisdicción.
  • 1

María Ribas (Goy Gentile/ALnavío).- La inversión en España en el mercado inmobiliario está creciendo cada vez más debido al bajo precio por metro cuadrado (en comparación con otros países de Europa) y a su rentabilidad futura. Es por ello, que muchos extranjeros están tomando la decisión de comprar un inmueble en España, ya sea por inversión o por tener un lugar donde alojarse cuando visitan el país.

David Placer (ALnavío).- Llegó a España sin dinero ni trabajo para solicitar asilo político. Terminó en un refugio para personas sin techo. Salió a la calle a buscar trabajo de todo tipo para ahorrar y traer a su familia. En la última semana logró conseguir trabajo fijo y casa, el logro al que aspiran más de 1.000 venezolanos tutelados por el gobierno español y que deben abandonar los refugios en breve