konzapata.com

Venezuela

Zenaida Amador (ALN).- Al efecto corrosivo de cinco años de recesión económica, al régimen de controles y restricciones, y a las decisiones económicas erráticas del chavismo se suma la implosión de la infraestructura básica tras décadas de desinversión en un contexto de severas sanciones internacionales al régimen de Nicolás Maduro. El coctel, suficientemente perverso para abatir a cualquier economía, está siendo aderezado en los últimos días con la inestabilidad institucional, la anarquía y la violencia imperante, que han terminado por traducirse en saqueos y vandalismo contra las pocas empresas que siguen en pie mientras los inventarios de productos básicos se agotan.

Zenaida Amador (ALN).- La falla que alcanzó a casi 90% del territorio nacional desde el jueves 8 de marzo persiste a pesar de la recuperación parcial del servicio y del esquema de reparto de cargas eléctricas que se ha aplicado en las últimas horas, con el cual algunas zonas disponen de electricidad mientras otras quedan desasistidas, principalmente en el interior del país. Todavía no hay certezas sobre el origen del apagón ni sobre los daños reales en el sistema eléctrico.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Lo bueno es que el autor no escribe lo que le cuentan. Mucho mejor, narra lo que armó y de lo que fue protagonista. Este es el caso de Ben Rhodes, asesor del gobierno de Barack Obama. Lo revela en el libro El mundo tal y como es. Y el episodio sobre cómo se restablecieron las relaciones entre Estados Unidos y Cuba no tiene desperdicio, aunque falta mucho por decir. Rhodes se guardó algunos secretos. De ello no hay duda.

Aníbal Romero (ALN).- Lo que en estos tiempos presenciamos en Venezuela es la deriva del chavismo y la llamada Revolución Bolivariana, desde un atrabiliario y desordenado proyecto de comunismo tropical, que en algunos momentos pareció llevar dentro de su cuerpo una débil pero efectiva vena constructiva, a una postura nihilista y decidida a hacer tabla rasa con lo que resta del país, a inmolarse antes de admitir cualquier compromiso y permitir una ruta pacífica de salida a la tragedia de estos años.

Juan Carlos Zapata (ALN).- El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, declaró a ALnavío que una intervención militar de los Estados Unidos en Venezuela “rompería una ya larga tradición de rechazo de la región a las intervenciones militares en países latinoamericanos que han sido, todas sin excepción, un desastre humanitario”.

Por Orlando Zamora.- Donald Trump en un colorido acto con imágenes de Juan Guaidó y el recuerdo del asesinado piloto del Cicpc, Oscar Pérez, realizado en la Universidad Internacional de Miami, le dedicó una inusual atención a la crisis venezolana, única, por parte de un presidente de los Estados Unidos.

Por Moris Beracha (ALN).- Cuando se habla del criptoactivo petro, un token creado por el régimen de Nicolás Maduro y que estaría soportado por las reservas de petróleo de Venezuela, saltan muchas preguntas que hasta la fecha son muy pocos los que pueden responder.

Zenaida Amador (ALN).- No importa que el mundo entero haya visto el 23 de febrero el peor rostro del régimen de Nicolás Maduro y la violencia que fue capaz de ejercer para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria en el paso fronterizo de Táchira entre Colombia y Venezuela, esa no es la historia oficial. Freddy Bernal justifica cada uno de sus actos que, aunque condenados por la comunidad internacional, son considerados una muestra de heroicidad por el chavismo.

Pedro Benítez (ALN).- En el reciente encuentro que sostuvo con su colega colombiano Iván Duque, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a propósito de una pregunta sobre Venezuela advirtió: “Siempre tengo un plan B, C y D. Yo probablemente tendré más flexibilidad que cualquier hombre en este puesto”. En ese caso concreto no exagera, pues sus opciones son muy amplias. No obstante, lo que parece evidente es que sus estrategas en este tema, John Bolton y Elliot Abrams, siguen apostando a que el cambio en Venezuela ocurrirá desde adentro.

Zenaida Amador (ALN).- Juan Guaidó sabe que su vuelta al país es una nueva medición de fuerzas con Nicolás Maduro. Él es el centro de la atención global, es reconocido por buena parte de la comunidad internacional como el presidente legítimo de Venezuela y está al frente de la cruzada por restaurar la democracia en la nación. En esencia, es la esperanza de un cambio que Maduro quiere anular. El riesgo es alto, especialmente tras las últimas muestras de radicalización de Maduro, quien ya no pierde tiempo en el cuidado de las formas a la hora de tratar de alcanzar sus objetivos.

Zenaida Amador (ALN).- Han trascurrido las primeras tres semanas desde que Estados Unidos aplicó sanciones petroleras al régimen de Nicolás Maduro tras el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Desde entonces se han intensificado las acciones para proteger los activos externos de la nación y se cierran los flujos de recursos a disposición de Maduro, quien, casi sin oxígeno financiero, sigue forzando su permanencia en el poder. Los elevados costos de esta situación repercuten en la economía y en los venezolanos.

Daniel Gómez (ALN).- El arma de Juan Guaidó es la gente. Esta le es fiel y cada vez son más. Quedó patente en las multitudinarias movilizaciones de este martes. Nicolás Maduro no puede decir lo mismo. Apenas le queda gente. Y si se aferra al poder es porque la Fuerza Armada le sostiene. ¿Lo seguirá haciendo? En ello trabaja el presidente encargado. En convencer a los militares. En trabajar por la paz. En derrocar a un régimen que se defiende con intimidaciones y verdades a medias.

Juan Carlos Zapata (ALN).- Rafael Ramírez en un diario global. En El País de Madrid. Entrevistado vía Skype. Porque sigue escondido. En un lugar de Europa que se resiste a revelar pero que se sospecha sea Italia, Roma, Milán.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hace unos días estos no era así. Hace unas semanas el Gobierno lo tenía todo calculado. Maduro se juramenta para un segundo periodo presidencial y si se van los embajadores pues que se vayan. Eso decían. Al fin y al cabo el costo de la factura de la comunidad internacional ya se estaba pagando. Nicolás Maduro y Diosdado Cabello y también Jorge y Delcy Rodríguez preveían era esto: más presión del Grupo de Lima, más presión de Europa, más presión de los Estados Unidos. Hasta allí. Lo que no calculaban es que, de pronto, un discurso, una línea política, un acuerdo, un llamado, y una ruta en tres fases –cese la usurpación, transición y elecciones libres-, iba a despertar a todo un pueblo. Pero no en los sectores de siempre. El llamado prendió. Y con ella la protesta nacional. Inclusive en los barrios pobres.