konzapata.com

Vladimir Padrino López

Pedro Benítez (ALnavío).- Ni la Fuerza Armada Nacional, ni la Milicia bolivariana, ni los colectivos, ni el ELN, nadie en Venezuela va a dar su vida para que Nicolás Maduro y Diosdado Cabello sigan en el poder. Y ellos menos que nadie. La historia del chavismo se ha caracterizado por poner pies en polvorosa ante cualquier amenaza real de fuerza. A la hora que se desenfundan las armas o amenaza con correr la sangre (de ellos) sus dirigentes siempre han huido y no hay nada que indique que en el futuro será distinto.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro arranca la restructuración de PDVSA. Pero lo que hay en fondo es la misma lucha por el poder. No se detiene esa lucha. Maduro tiene que justificar la operación, anunciando una nueva etapa para PDVSA. No es nuevo tampoco el plan de restructuración de PDVSA. Allí ha fracasado. Allí fracasó. Ahora va por la cabeza del general Manuel Quevedo. Y esto es parte de la lucha contra Diosdado Cabello.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado contra Guaidó y la Asamblea Nacional. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Cilia Flores, Delcy y Jorge Rodríguez, diseñaron la ruta que llevará al régimen, según sus cálculos, a convocar las elecciones parlamentarias 2020 y así ponerle la mano al Parlamento. Para este plan cuentan con el respaldo del general Vladimir Padrino López y de Rusia.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Se dio el golpe de Estado contra Juan Guaidó. Maduro dijo que Diosdado Cabello lo había pronosticado. Para Nicolás Maduro y Cabello, la junta directiva de la Asamblea Nacional que reconocen es la que encabeza el diputado Luis Parra. De modo que para Maduro y Cabello, Guaidó no es presidente del Parlamento y por tanto tampoco presidente Interino. Y si no lo es, Fabiana Rosales tampoco es Primera Dama.

Daniel Gómez (ALnavío).- Pese a ser todo un poder en Cuba, el ministro de Defensa, Leopoldo Cintra Frías, es un hombre de bajo perfil. EEUU lo acaba de sancionar. Lo acusan de cometer “graves violaciones de los derechos humanos” y de “sostener al ilegítimo régimen de Nicolás Maduro”. En 2015 el general Cintra estuvo en Caracas. Se reunió con el ministro de la Defensa de Maduro, Vladimir Padrino López. Entonces firmaron un acuerdo técnico-militar que dice así: “En caso de amenaza de la soberanía nacional de ambas naciones se comprometen a prestarse asistencia recíproca”.

Zenaida Amador (KonZ).- Aquello que Hugo Chávez llamó la unión-cívico militar, materializada en posiciones públicas estratégicas y cuotas en las finanzas venezolanas, es hoy una pieza clave que le permite a Nicolás Maduro seguir en la Presidencia de la República de forma ilegítima. Porque si de algo se ha ocupado el chavismo a lo largo de estas dos décadas ejerciendo el poder en Venezuela es de crear poderosos nexos con el sector militar, que van más allá de lo político y de lo ideológico, al punto de convertir a la Fuerza Armada en un actor clave de la economía.

Pedro Benítez (ALnavío).- Dos sectores de la sociedad venezolana se cruzaron este jueves. Los estudiantes, el grupo más contestatario y movilizado de cualquier sociedad. Y los militares, los guardianes del orden. Todo estaba preparado para una confrontación que no ocurrió. Los dos ganaron. Los dos se cruzaron mensajes. Pero la tensión que acumula una sociedad llena de descontento sigue allí.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ahora se entiende. Maikel Moreno ya estaba sentenciado. Pasó de la desmedida ambición del 30 de abril a estar bajo sospecha. Quienes lo protegían comenzaron a guardar distancia, y a no recibirlo. Así al presidente del Tribunal Supremo de Justicia se le dio una puerta de escape.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- No hay nada nuevo en el anuncio de Maduro sobre la participación del embajador de Cuba en decisiones de gobierno. Lo nuevo es que Maduro lo haya anunciado. Lo haya dicho y lo haya ordenado. Que las puertas de los ministerios deben abrirse para el diplomático, no es más que el reconocimiento de una realidad. Ya ocurre. Viene ocurriendo desde los tiempos de Hugo Chávez. Y no sólo con el embajador. Con funcionarios de toda índole. Consulta tras consulta en Caracas. Y si no en Caracas, consultas repetidas en La Habana.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Son los cinco y el guardaespaldas. Los cinco que constituyen el anillo del poder. Y aquí no hay policía malo ni policía bueno. Todos juegan en la misma operación. A sostenerse en el poder, sin que les importen los costos que ello le genera a Venezuela. Los cinco y el guardaespaldas: Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y el general Vladimir Padrino López.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La operación de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y el general Vladimir Padrino López se venía diseñando desde hace semanas. Lo que no se esperaba es que la apuesta en escena se hiciera de una forma tan burda. Ante el mundo quedaron en evidencia las alcabalas policiales y militares, el bloqueo al recinto parlamentario para impedir el paso de Juan Guaidó y los diputados que lo respaldan, la violación del reglamento interno del Parlamento, el uso de un grupo de parlamentarios mercenarios y corruptos para integrar la directiva ilegítima, el modo en que se procedió a la juramentación y la actitud clara de que los diputados comprados por el régimen recibían instrucciones precisas de lo que debían hacer y deben seguir haciendo una vez posicionados en los cargos. El próximo paso será que el Tribunal Supremo de Justicia sentenciará que esa directiva y esa Asamblea Nacional son las legítimas.

Pedro Benítez (ALnavío).- La medición de fuerzas dentro de la Asamblea Nacional de Venezuela que debía ocurrir el próximo 5 de enero se adelantó el pasado martes 17 de diciembre. El PSUV lo interpreta como lo que fue, una celada. Juan Guaidó adelantó una votación para impedirle al oficialismo armar su propia emboscada. Modificar el reglamento interno de la AN sólo fue el pretexto. Con eso ganó el primer round de una pelea donde se juega el liderazgo de la oposición venezolana.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Guaidó dice que la lucha sigue. Que el balance de la lucha no puede medirse con el hecho de que Maduro se mantenga en el poder “ejerciendo como dictador” sino porque “la esperanza de cambio se mantiene”. Guaidó sigue convencido de que el chavismo está en su peor momento. Su peor momento histórico que ya abarca 20 años en el poder. ¿Pero en qué se equivocó? ¿Por qué Maduro sigue en el Palacio de Miraflores?

Zenaida Amador (ALnavío).- La convocatoria del 16 de noviembre hecha por Juan Guaidó para retomar la protesta ciudadana de calle y forzar el cese de la dictadura parece haberle movido el piso al régimen venezolano. Nicolás Maduro, que hace tiempo dejó de esforzarse por guardar las apariencias, decidió bloquear cualquier manifestación en su contra. Así, las amenazas suben de nivel hora tras hora, mientras Guaidó despliega una estrategia de reconexión con la gente para tratar de quebrar el miedo y el desánimo sembrados por el chavismo.

Carlos Moreno (ALnavío).- Nicolás Maduro montó su propio diálogo con una fracción de la oposición, pero Estados Unidos sabe en qué consiste la jugada. Por eso quiere acelerar la activación del TIAR en la OEA y enfilar con las “opciones económicas” para debilitar al régimen. Las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN) emitieron un comunicado asegurando que EEUU sólo busca derrocar a Maduro. Juan Guaidó, presidente encargado, afirmó que ya es hora de una “solución real”. Milos Alcalay, exembajador de Venezuela ante la ONU, dijo al diario ALnavío que las puertas a los mecanismos sancionatorios están abiertas.