konzapata.com

Maduro y Cabello revelan el plan para recuperar la Asamblea Nacional

jueves 09 de enero de 2020, 15:02h
Por Caleb Zuleta (KonZ).- El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado contra Guaidó y la Asamblea Nacional. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Cilia Flores, Delcy y Jorge Rodríguez, diseñaron la ruta que llevará al régimen, según sus cálculos, a convocar las elecciones parlamentarias 2020 y así ponerle la mano al Parlamento. Para este plan cuentan con el respaldo del general Vladimir Padrino López y de Rusia.
El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado / Foto: Captura
Ampliar
El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado / Foto: Captura

Que Maduro vuelva a presentar ante la Asamblea Nacional su memoria y cuenta anual.Se va despejando toda la hoja de ruta del G-5 respecto a la Asamblea Nacional. El G-5 del régimen de Maduro. El G-5 que integran Nicolás Maduro, Cilia Flores, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello. El G-5 que cuenta con el respaldo del general Vladimir Padrino López y de Rusia. La hoja de ruta conduce al objetivo de realizar las elecciones parlamentarias 2020 y ponerle la mano a la Asamblea Nacional. Cabello y Maduro mantienen el discurso. Habrá elecciones parlamentarias y el chavismo se prepara para ganarlas. De modo que es prioritario para el régimen:

La junta directiva que preside Parra es un parapeto que se inventó el G-5 para señalar que es la oposición la que controla todavía la Asamblea Nacional, y que son Parra y Juan Guaidó los que mantienen el conflicto. Señala Cabello que Parra y Guaidó pelean por una “botella vacía”. Y que ese problema se “disolverá” con la elección de la nueva Asamblea Nacional

Acordar con la Asamblea Nacional que preside Luis Parra, la designación de un nuevo CNE.

Que el Tribunal Supremo de Justicia levante el desacato a la Asamblea Nacional, la que preside Parra, por supuesto.

Que Luis Parra se convierta en artífice de la liberación de presos políticos como Juan Requesens, concesión que le hará el régimen para blanquear el rostro de la directiva ilegal.

Que una vez levantado el desacato pasen por la AN del G-5 y Parra las reformas que le ofrezcan garantías a Rusia en materia petrolera y otras operaciones de carácter financiero.

Que las siglas de los partidos opositores sean entregadas a diputados y dirigentes al estilo de Parra con el propósito de poner en escena una amplia participación en las elecciones.

La junta directiva que preside Parra es un parapeto que se inventó el G-5 para señalar que es la oposición la que controla todavía la Asamblea Nacional, y que son Parra y Juan Guaidó los que mantienen el conflicto. Señala Cabello que Parra y Guaidó pelean por una “botella vacía”. Y que ese problema se “disolverá” con la elección de la nueva Asamblea Nacional. Cabello también dijo que al chavismo no le interesa esa Asamblea Nacional sino la próxima, la que salga de las elecciones que se convocarán este 2020. Por supuesto, la pretensión de Cabello es ser presidente del Parlamento, una vez que el chavismo recupera la mayoría del Parlamento.

Qué es lo que busca Maduro con el golpe de Estado contra Juan Guaidó


Leer más

La existencia de dos Asamblea Nacional complica aún más el cuadro de crisis interna. Y aunque la Asamblea Nacional del G-5 y Parra no será reconocida por la comunidad internacional, también es cierto que se debilita el centro de poder que le daba fuerza a Juan Guaidó. Ahora Guaidó tiene otro reto por delante.

El libro Los machetes de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y en Kindle


Encuentralo Aquí