konzapata.com

Y qué se hicieron todos los especialistas que formó China para operar los satélites de Venezuela

viernes 10 de abril de 2020, 19:00h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- La pérdida del satélite Simón Bolívar se debió a una falla humana. Una fuente de inteligencia del gobierno de Nicolás Maduro informó que en el transcurso de estos últimos años el equipo de ingenieros y especialistas formado en China, se ha venido desmantelando. ¿Por qué?
Y qué se hicieron todos los especialistas que formó China para operar los satélites de Venezuela
Ampliar

-Se han ido del país -dijo la fuente a KonZapata.

Se han ido. Perjudicados por la situación económica. A propósito del satélite Simón Bolívar, lanzado en octubre de 2008, se formaron en China alrededor de 100 especialistas. Ingenieros en electrónica, informática, tecnología espacial. En un tiempo, la estación terrena Manuel Ríos, ubicada en El Sombrero, estado Guárico, era un hervidero de talento. Ahora, señala la fuente, su situación reproduce la imagen del país. Instalaciones deterioradas y ese equipo técnico de alta factura, es cosa del pasado.

-Por eso ocurrió la falla humana.

El 25 de marzo, el Ministerio de Ciencia y Tecnología admitió la falla en un escueto comunicado. La falla sacó al Simón Bolívar de órbita. Ciencia y Tecnología no señala el problema. Pero la fuente dice que fue humana, porque quienes están al frente de la operación no son los que estaban desde el principio. Ciencia y Tecnología sí dijo algo curioso en el comunicado. Que el gobierno se encuentra abocado a la “activación de los servicios prioritarios del pueblo venezolano”.

Inclusive, asegura la fuente, empresas chinas o aliados de los chinos, los contratan en el exterior. O lo que es lo mismo: los especialistas pasaron a engrosar el éxodo de 6,5 millones de venezolanos.

O sea, el satélite ya no lo era. A pesar de que Hugo Chávez vendió la puesta en órbita como un gran logro de la revolución y dijo en su momento que Venezuela había entrado en la carrera espacial. La frase del comunicado admite, de alguna manera, la emergencia en los otros servicios “prioritarios” como agua, luz, salud, etc. El satélite Simón Bolívar requirió una inversión de 400 millones de dólares.

El 13 de enero de 2012, cuando compareció por última vez ante la Asamblea Nacional, Chávez dijo que al “satélite Simón Bolívar lo seguimos operando 100%, con sus estaciones terrenas y sus profesionales en tecnología espacial entrenados en China”. Y anunció que ese mismo año “vamos a inaugurar en Borburata, estado Carabobo, la fábrica de pequeños satélites”. Era una fábrica de pequeños satélites que estaría operativa en 2015. En 2014 el gobierno de Maduro volvió a hablar de la puesta en marcha de la fábrica, y luego también en 2015. Lo gastado ya alcanzaba más de 100 millones de dólares. En la fábrica, se supone, se iba a fabricar un tercer satélite, el Sucre, pero en realidad se montó en China. El Sucre fue lanzado en octubre de 2017. ¿Y la fábrica? No hay registros de su inauguración. No es prioritaria. Lo que más tarde, en 2018, Maduro anunció fue la inauguración de la Universidad Experimental de Telecomunicaciones e Informática, Uneti, con cuatro carreras: Gestión de operaciones satelitales, Especialización en automatización control y robótica, Interoperabilidad y Especialidad en diseño de datos.

Ese día en la Asamblea Nacional, Chávez señaló que para operar el segundo satélite, el que se llamaría Miranda y lanzado en octubre de 2012, se estaban formando en China alrededor de 52 nuevos técnicos. Y para la fábrica de Borburata, 56. Tenemos “doctores en satélites”, dijo Chávez. ¿Y qué se hicieron? No les pagaban de acuerdo al nivel de formación. Y se fueron del país. Inclusive, asegura la fuente, empresas chinas o aliados de los chinos, los contratan en el exterior. O lo que es lo mismo: los especialistas pasaron a engrosar el éxodo de 6,5 millones de venezolanos.

Lo que los asesores chinos no pueden entender del socialismo chavista


Leer más

Luis Zambrano, ingeniero en telecomunicaciones y quien trabajó para la Agencia Bolivariana de Actividades Especiales, ABAE, le declaró al diario ABC de Madrid que la pérdida pudo haber ocurrido por «algún daño interno del satélite, por un corto circuito, por ejemplo, y eso arroja al sistema de data información incorrecta y no se puede prevenir alguna falla. Por eso se debe monitorear siempre en tierra. Pero otra razón pudo haber sido un error humano, bien sea porque no se tomaron las previsiones o por mala praxis».

Chávez señaló en ese discurso que el propósito del segundo satélite, el Miranda, “de observación de la tierra”, era para disponer de datos e imágenes para distintas actividades y decisiones del gobierno en planificación urbana, sector agrícola, seguridad alimentaria, vigilancia de las fronteras, gestión de recursos naturales y desastres naturales. Función similar tendría el Sucre. Pero por la situación del país se puede afirmar que la data captada por los satélites Miranda y Sucre no ha ayudado a la gestión de Maduro. Comenzando con que lo menos que hay en el país es seguridad alimentaria. Y este es un punto prioritario. ¿Acaso no?

El libro Los Midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí